Month: May 2016

Seis trucos efectivos para acelerar tu metabolismo y adelgazar más fácilmente

Posted on

sentirse_bien

Ya has perdido la cuenta de cuántas dietas has probado para quitarte esos kilitos de más que se están haciendo fuertes en tu abdomen, muslos y caderas. El caso es que no entiendes por qué tanto a tu prima como a tu vecina y al amigo de un amigo el régimen les ha funcionado a la perfección y tú nos has perdido ni un gramo. ‘¡Pero si he hecho lo mismo!’, exclamarás ardiente de indignación. No eres tú –y en este caso tampoco ‘soy yo’–, es tu metabolismo que se lo ha tomado con tanta calma que, básicamente, no ha ayudado en absoluto a que tu operación bikini sirviese para algo.

Técnicamente, el metabolismo es el conjunto de procesos químicos que realizan las células de los seres vivos para llevar a cabo todas las funciones propias de estos. Y la transformación de los nutrientes de la comida en distintas formas de energía es uno de sus cometidos principales.

Cuando se habla de que un metabolismo es ‘lento’ o ‘rápido’, se está haciendo referencia a la velocidad a la que el cuerpo realiza estas funciones. Cuanto mayor sea su ritmo de trabajo, incluso aunque mientras no estés realizando ninguna actividad física, más probabilidades de perder peso tendremos. ‘¿Entonces lo que ocurre es que mi metabolismo es vago?’, podrás estar preguntándote. Ante la duda, aumenta su intensidad de trabajo siguiendo estas sencillas pautas.

 

  1. Duerme

¿Seis, siete o nueve? Has leído ya tantas recomendaciones contradictorias que no tienes ni la más remota idea de cuántas horas tienes que dormir para que tu descanso tenga esa increíble contrapartida de adelgazar mientras estás ‘tumbado a la bartola’. Sin embargo, como en tantas otras cosas en la vida, parece ser que lo que importa no es tanto la cantidad como la calidad.

“Cuando no dormimos lo suficiente y tenemos un descanso inadecuado, dos hormonas en nuestro cuerpo se ven afectadas en gran medida: la grelina y la leptina” explica la psicóloga Shelby Harris en ‘Psychology Today’. La grelina es la encargada de determinar el apetito y su acción durante la noche se traduce en que tengas sensación de hambre. En el otro extremo está la leptina, la hormona que indica la saciedad y nos dice que debemos dejar de comer. Ésta controla el metabolismo de la grasa monitorizando cuánta energía entra en el organismo regulando el hambre.

Si no duermes lo suficiente, incluso aunque solo reduzcas las horas de sueño unas pocas noches, el organismo tendrá más grelina que leptina, por lo que recibirás la señal de que necesitas más energía y la sensación de hambre se hará fuerte en tu cabeza y barriga.

  1. Pásate al té verde

Antioxidante natural ideal para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas, el té verde contiene unas sustancias de lo más saludables llamadas catequinas. Estas, entre otras cosas, actúan directamente en el organismo activando el metabolismo para que empiece a quemar grasas. “Incluir entre dos y tres tazas al día, que perfectamente puedes tomar como acompañamiento a tus comidas principales, puede ayudarte a acabar con 80 calorías extra con las que no contabas”, recomienda  Francesca Menato en la versión británica de ‘Women’s Health’.

  1. Pasa frío

Tampoco tienes que mantenerte criogenizado a lo Walt Disney, pero diferentes investigaciones han subrayado que la temperatura ambiental ideal para bajar de peso son los 15 grados centígrados. De esta manera activamos el metabolismo para que la grasa buena, la conocida como grasa parda o marrón, se active y queme calorías para ayudar al cuerpo a regular la temperatura corporal. Sentirás algún escalofrío, pero merece la pena procurar que en tu dormitorio entre algo de fresquito por las noches.

Toma nota con otro método un poco más radical: según estudio  publicado en ‘PLOS ONE’, aguantar bajo el chorro de una ducha helada durante apenas 30 segundos activa radicalmente nuestra grasa parda hasta el punto de que podríamos quemar 400 calorías extra mientras dormimos. Procura enfocar la alcachofa hacia tu cuello y hombros, dos de las zonas donde se almacena mayor cantidad de grasa marrón.

4. Café antes de entrenar

Te ayuda a despertarte por las mañanas, pero no solo te espabila a ti; el café actúa sobre tu metabolismo dándole un toque de atención para que empiece a trabajar, que ya es hora. Se calcula que nuestro cuerpo empieza a trabajar aproximadamente tres horas después de consumir una dosis de cafeína por lo que si escoges el momento oportuno para tomarte una taza una horas antes de empezar a entrenar –ya sea en el gimnasio o dar un paseo de al menos media hora y a un ritmo adecuado– podrás quemar hasta un 15% más de calorías. Eso sí, no te pases con las cantidades porque si tomas más de cuatro al día –entendiendo que hablamos de tazas, no de tazones de desayuno– mitigarás esta estupenda recompensa.

5. Incluye proteínas en tu dieta

“Nuestro cuerpo tarda más tiempo y necesita más energía para descomponer y digerir las proteínas que para procesar otros nutrientes”, explica  Devin Haman, director del Beverly Hills Rejuvenation Center, en ‘Medical Daily’. En concreto, el organismo gasta en torno al 20 o el 30% de las calorías que aportan las proteínas en digerirlas en comparación al 5 o 15% que necesita para los alimentos grasos o los carbohidratos.

Así, al contrario de lo que ocurre cuando comemos carbohidratos que enseguida se almacenan en nuestro abdomen y muslos en forma de grasa, el exceso de proteínas sirve para formar músculo, lo que a su vez acelera el metabolismo. Así que si quieres adelgazar rápido  , no está de más que tu dieta tenga la suficiente cantidad de carne, pescado, legumbres, huevos, queso y frutos secos.

6. Entrena, pero así

Se está hablando tanto de él que empiezas a pensar que el entrenamiento de moda puede resultar efectivo, y lo es. Los expertos coinciden en que el entrenamiento interválico de alta intensidad (más conocido como HIT, por sus siglas en inglés), es la forma más eficaz de perder peso en menos tiempo y activar nuestro metabolismo.

Los ejercicios aeróbicos convencionales no sirven para formar músculo y una vez que acaba el entrenamiento dejamos de quemar calorías. Sin embargo, al seguir una tabla de actividades de gran intensidad –o lo que es lo mismo, llevar al límite de nuestras fuerzas durante un minuto, descansar otro, y hacer otra sesión intensa de otro ejercicio como un ‘sprint’ o una ronda de flexiones– el cuerpo demanda energía durante mucho más tiempo quemando grasas durante más horas que si estás 30 minutos corriendo a un ritmo ligero.

Fuente: msn/estilo de vida/Alba Ramos Sanz

BLW – BestLife Worldwide te invita a conocer sus productos que contienen varios de los ingredientes que hemos mencionado; los mismos te ayudarán en forma efectiva a mantenerte saludable y con mucha energía.

www.myblw.com

Steve Moretta CEO

¿Está el secreto de la dieta perfecta en los intestinos?

Posted on

160127172635_dieta4_624x351_istock

Debo admitir que, como la mayoría de la población, siempre estoy intentando perder peso. Aunque no por razones estéticas.

Padezco síndrome de ovario poliquístico, una enfermedad ligada a desequilibrios hormonales que puede provocar quistes en los ovarios y otros cambios.

Además, hay varios casos en mi familia de diabetes tipo 2, por lo que tengo un riesgo alto de desarrollar diabetes en el futuro.

Suelo cuidarme en las comidas, pero siempre he tenido dificultad para adelgazar, mientras algunas amigas parecen comer todo lo que quieren sin aumentar un gramo.

Y el mes pasado viajé a Israel para un programa de la serie de la BBC “Confía en mí, soy médico” (Trust me, I’m a doctor) con la intención de conocer el trabajo pionero de investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia.

Los científicos en este centro monitorean actualmente a mil personas para determinar, hasta el más mínimo detalle, cómo reaccionan individualmente a los alimentos.

Y los primeros resultados de su trabajo son revolucionarios.

¿Alimentos dañinos?

Cuando comemos, sube el nivel de glucemia o concentración de glucosa o azúcar en la sangre. Y un factor clave es cuán rápido sucede esto y cuánto tarda nuestro organismo en devolver esos niveles a la normalidad.

Alcanzar constantemente picos altos de azúcar en la sangre puede llevar a diabetes tipo 2 y a que depositemos más grasas, incrementando el riesgo de otras enfermedades.

Los alimentos han sido clasificados tradicionalmente por su impacto en los niveles de glucemia. Los alimentos con un índice glicémico alto, IG, son considerados más dañinos que aquellos con un IG bajo.

Todo nutricionista dirá esto.

Pero los científicos Eran Segal y Eran Elinav señalan que no es una afirmación del todo correcta.

El equipo israelí no solo midió mis estadísticas vitales y evaluó mi historia médica, también implantó un pequeño monitor de glucosa bajo mi piel, para medir constantemente los niveles de azúcar sanguíneo durante una semana.

Y los expertos en nutrición del equipo me prepararon menús diferentes durante seis días para medir la respuesta de mi organismo a una variedad de alimentos.

Leila y yo

Soy médica en un servicio de emergencia, lo que indudablemente influye en mi dieta. Correr constantemente y trabajar en todo tipo de horarios significa que como en forma errática y dependo muchas veces de la cafetería del hospital.

Nunca como pan, pero sé que algunas personas prácticamente subsisten en base a sándwiches.

Amo las uvas, son mi comida rápida de preferencia. Y me encanta el sushi. Y gracias al estudio en Israel tuve finalmente oportunidad de saber qué efecto tienen estos alimentos en mi cuerpo.

Otros factores además de la dieta también afectan los niveles de azúcar en la sangre, como el estrés, el ejercicio y las horas de sueño, por lo que Elinav y sus colegas me hicieron registrar a través de una aplicación en un teléfono cada una de mis actividades del día.

Y algo crucial fue que al mismo tiempo monitorearon a otra voluntaria, Leila, de mi misma edad.

Durante una semana, Leila y yo comimos juntas y compartimos nuestras actividades. Fuimos a los mismos restaurantes e incluso pesamos nuestras porciones para asegurarnos de que eran lo más similares posible.

Los libros de texto en nutrición indican que nuestros organismos deberían responder en formas parecidas. Pero los investigadores israelíes ya sospechaban que esto no sería así.

Boquiabierta

Dos semanas después, cuando recibimos los resultados de los tests, me quedé estupefacta. Prácticamente todos mis alimentos “saludables”, como las uvas y el sushi, me causaron picos glicémicos tan grandes como el cereal y un sándwich de pollo.

Y entre los alimentos que menor impacto tuvieron en mi azúcar sanguíneo estaban el chocolate, el helado y una gaseosa.

En el caso de Leila, los resultados fueron muy diferentes. La pasta era mala para mí, pero buena para ella. El yogur era bueno para mí y malo para ella, y nuestras respuestas al pan y la mantequilla fueron diametralmente opuestas.

Nadie pensó en el pasado que la respuesta de dos individuos podía ser tan diferente, simplemente porque jamás se había hecho un estudio tan detallado y tan amplio como el de los investigadores israelíes.

No existen entonces, según parece, alimentos de índice glicémico alto o bajo, esto depende enteramente de nuestro organismo. ¿Pero por qué existe tanta variación de una persona a otra?

La respuesta de los científicos israelíes podría tener consecuencias cruciales.

Muestras fecales

Los científicos también analizaron muestras de nuestras materias fecales, para determinar nuestros microbios intestinales.

Todos tenemos en nuestro organismo miles de diferentes bacterias, virus y otros microorganismos que no sólo ayudan a digerir los alimentos sino que producen compuestos que influyen en casi todos los aspectos de la vida, desde el sistema inmune al metabolismo y los neurotransmisores.

Gracias a los avances en técnicas de secuenciación de genes en años recientes hemos comenzado a comprender la diversidad y la importancia de estos microorganismos.

Comparando los microbios en los intestinos de los voluntarios con sus respuestas a los alimentos, Segal y Elinav descubrieron que los microbios podrían ser la clave que explica por qué las reacciones en términos de azúcar sanguíneo son tan individuales.

Y lo fascinante es que, a diferencia de nuestros genes, sí podemos cambiar nuestros microbios.

En mi caso particular, hay noticias buenas y no tan buenas.

La diversidad de las bacterias en mi intestino es limitada y eso no es ideal.

Las personas más sanas tienen más diversidad, según parece. Es interesante además que tengo muchas bacterias asociadas al síndrome de ovario poliquístico. Fue una sorpresa descubrir este vínculo entre los microbios en mi colon y esa enfermedad.

Elinav y Segal me aseguraron, sin embargo, que siguiendo una dieta a base de los alimentos preferidos por mis bacterias podré cambiar su composición. Y esto tendrá consecuencias positivas en mi salud en general.

Así que con una lista de estos alimentos en mano me embarco ahora en la segunda fase del estudio, para determinar si efectivamente puedo cambiar mis propios microbios.

Mis resultados muestran que si bien tengo niveles equilibrados de dos grandes grupos de bacterias, carezco casi completamente de un tercero, que parece jugar un papel clave en el control del peso.

Dieta personalizada

El mes siguiente estaré enviando pequeñas muestras fecales a Israel para que sean analizadas.

Los investigadores del Instituto Weizmann realizan ahora un estudio de un año para determinar cómo podemos mejorar nuestros ecosistemas de microbios.

El sueño de los científicos es que un día, cualquier persona, en cualquier parte del mundo, pueda enviarles una pequeña muestra de sus heces y sin necesidad de monitorear niveles de glucosa sea posible diseñarles una dieta personalizada que no sólo estabilizará su glucemia sino que mejorará la diversidad de sus microbios.

Para estos expertos, la actual epidemia de obesidad y diabetes en muchos países demuestra que debemos repensar nuestra relación con los alimentos.

Si están en lo correcto, esto significará que hasta ahora hemos entendido en una forma completamente errónea el impacto de la comida en nuestro organismo.

Así que, mientras devoro una barra de chocolate y una cucharada de helado (aunque los investigadores insisten en que una dieta balanceada sigue siendo lo mejor), espero saber pronto si estos alimentos pueden ayudarme a estar más saludable y perder peso.

Fuente: bbc/mundo

BLW – Bestlife Worldwide tiene los productos correctos para ayudarte a estar  bien alimentado y coadyuva con los nutrientes que requieres en tu diario vivir.

www.myblw.com

Steve Moretta CEO

Alimentos que ayudan a eliminar la papada

Posted on

persona sin papada

¡No más grasa!

Olvídate de los costosos tratamientos para deshacerte de las molestas y antiestéticas papadas. Consumir ciertos alimentos y seguir ciertos hábitos podrían ser tu salvación. Te los presentamos a continuación.

¿Por qué sale papada?

La piel caída se puede manifestar de manera natural con la edad. Sin embargo, la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. advierte que existen otros factores que pueden dar pie a que la piel de la mandíbula se torne floja, como la herencia, una dieta deficiente, la obesidad o la retención de líquidos.

Cigarro, otro enemigo íntimo

Un estudio publicado en Plastic and Reconstructive Surgery aplicado a mellizos, en el que uno fumaba y otro no, demostró que este mal hábito puede hacerte lucir cinco años más viejo, lo cual se puede reflejar en arrugas más pronunciadas en los labios, papada marcada y más líneas de expresión. No hay que olvidar los daños que causa a demás órganos.

Agua en exceso

La retención de líquidos puede producirse por una deficiente circulación de la sangre en el organismo, así como por el excesivo consumo de sal, que también dejan como consecuencia la manifestación de la odiosa papada.

  1. Plátanos

Al ser una rica fuente de potasio, los plátanos son ideales para evitar la retención de líquidos. Así que si buscas despedirte de este tipo de grasa debajo de la mandíbula necesitarás comer unos cuantos.

  1. ¿Nos tomamos un café?

Este suplemento, el cual es indispensable en el comienzo del día de muchas personas, tiene varias características estimulantes, pero si hablamos de diuréticos, es uno de los productos indicados para deshacerte de los líquidos de más en tu cuerpo.

  1. Apio

Se trata de una verdura que tiene un 92% de agua y muy pocas calorías. Gracias a que es muy rico en fibra es un arma eficaz contra la constipación y además, es un alimento con amplias propiedades diuréticas. Por si aún no te convence, aporta vitamina A, C, E, B1 y B2, explica la Biblioteca Nacional de Medicina

  1. Remolacha

Es un alimento sumamente rico en fibra y es un laxante natural que es bueno en el combate del estreñimiento. Al ser rica en potasio, su acción diurética favorece la eliminación de líquidos. Puedes prepararlo como ensalada o en un delicioso jugo.

  1. Verduras de hojas verdes

Desintoxicar tu cuerpo también debe de ser una prioridad si es que quieres despedirte de la papada. Para lograrlo, se recomienda consumir las verduras de hojas verdes, pues según un estudio de la Universidad Leicester, descubrió que estos alimentos pueden eliminar las toxinas como metales y pesticidas del cuerpo.

  1. Limones

¿A poco no se te antojó una limonada para esta época de calor? Y es que los limones son ideales para estar hidratados, pero también son uno de los ingredientes perfectos para desintoxicarte. Esto es debido a que la vitamina C convierte las toxinas en agua, las cuales, en ese estado, son más fáciles de eliminar.

  1. Té verde

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, se trata de una infusión hecha de la planta “Camellia sinesis”, que tiene amplios poderes antioxidantes, desintoxicantes y además, es un estupendo diurético, que ayudará a sacar aquellos líquidos que hay en exceso y que se hacen presentes en la papada

  1. Col

Los beneficios de la col son ampliamente reconocidos por tratarse de uno de los diuréticos naturales más populares en la alimentación, asegura la Biblioteca Nacional de Medicina. Puedes añadir unas de sus hojas a un emparedado o preparar varios tipos de guisados.

  1. Arándanos

Se trata de otro de los desintoxicantes más poderosos que hay ya que ayuda a disminuir los efectos dañinos de la inflamación crónica. También funcionan como excelentes diuréticos que ayudan a eliminar del organismo cualquier exceso de agua. Puedes prepararlos en un nutritivo jugo.

  1. Chicle

Masticar un chicle de tu sabor preferido es el ejercicio perfecto para que puedas reafirmar los músculos de tu rostro y cuello, y así puedas eliminar la papada. El secreto de esto está en emplear una buena cantidad de chicles y masticar de manera exagerada.

Fuente: Hola DR. Julio Guzmán

BLW – BestLife Worldwide  te invita a conocer y consumir sus productos que  ayudarán a mentenerte saludable y sin papada. Prueba y notarás la diferencia.

www.myblw.com

Steve Moretta CEO

 

 

El alimento que debes comer para evitar un infarto

Posted on

BBsEOcy

Que sí, que pretendes adelgazar y reducir  grasa abdominal a toda costa antes de ponerte en bañador. Claro que para lucir un cuerpo 10 este verano, primavera o invierno, te va a tocar ponerte a dieta, restringir tus raciones y eliminar determinados alimentos.

Por suerte, aunque probablemente ni te lo hayas planteado, la mayoría de los planes de adelgazamiento no eliminan la ingesta de productos realmente saludables que deberías comer a diario. Bajos en grasas –cuando no exentos– y con apenas calorías, son los perfectos aliados para saciar tu apetito, ayudarte a bajar de peso, mantenerte de buen humor  y, lo que no te esperabas, salvar tu vida.

Te lo han repetido por activa y por pasiva: hay que comer cinco piezas de frutas y verduras al día –a poder ser dos de las primeras y tres de las segundas– para mantenernos en forma y proteger a nuestro organismo ante las adversidades. Ya, pero ¿de verdad lo haces? Deja de saltarte a la torera esta regla básica de alimentación. Tu salud cardiovascular  podría estar en peligro

Alimentos que te dan la vida

Las enfermedades cardiovasculares  causan el 31,2% de las muertes en España, y entre estas, la mitad son provocadas por el infarto de miocardio: la principal causa de muerte entre hombres y mujeres en todo el mundo, según la Fundación Española del Corazón.

Los ataques de corazón se producen cuando se obstruyen las arterias coronarias, lo que provoca un riego sanguíneo insuficiente y, en pocos minutos, puede causar una muerte súbita cardíaca. No obstante los paros cardíacos pueden prevenirse, como te podrás imaginar, gracias a una alimentación y estilo de vida saludables. Pero no es tan complicado ni debes poner tu vida patas arriba para conseguir una salud de hierro ‘antiinfartos’. Simplemente tienes que introducir un elemento en tu dieta diaria.

Al menos así lo asegura un reciente estudio publicado en ‘New England Journal of Medicine’ según el cual comiendo una porción de fruta al día podemos proteger nuestro corazón reduciendo hasta en un 34% el riesgo de desarrollar enfermedades de corazón o de sufrir un accidente cerebrovascular.

Una sencilla y saludable vida

Ni qué decir que además de mantener una alimentación sana  en la que no falte una buena cantidad de frutas y verduras, también es recomendable realizar algo de ejercicio. Como tantas veces has escuchado, lo cierto es que estos son los dos pilares básicos para cuidar de nuestra salud cardiovascular.

Lo curioso es que los investigadores, tras analizar la influencia de estos dos hábitos por separado, están convencidos de que la influencia de la fruta en nuestra salud cardiovascular es mucho mayor. Ojo, que tampoco es que los participantes se hinchasen a mandarinas, sandía, peras, aguacates y mangos sin parar. El consumo medio de fruta de cada uno de ellos se basaba en una manzana mediana, una pera, nueve fresas o una rodaja de melón.

Ya no tienes excusa. Si no te ves capaz de hacer lo de las cinco piezas y andar todo el día pendiente de cuántas llevas, ahora ya sabes que con incluir una pieza en tu postre sea más que suficiente.

Fuente: msn/estilo de vida/Alba Ramos Sanz

BLW de BestLife Worlwide tiene los suplementos alimenticios que te ayudan y complementan tu alimentación diaria; consiguiendo una excelente salud y bienestar.

www.myblw.com

Steve Moretta CEO

 

 

¿Es buena para tu intestino la comida fermentada?

Posted on

vida

La fermentación es una manera de preservar la comida que data de hace miles de años, pero ahora está empezando a ser considerada como una fuente importante de bacterias amigas. ¿Será que debemos consumir más chucrut (repollo fermentado) o encurtidos como los de pepino que nos dan con las hamburguesas?

Permitir que bacterias se reproduzcan durante unos meses en un frasco sellado con verduras adentro no parece ser la forma más atractiva de crear un plato apetecible, pero la fermentación tiene mucho a su favor.

Pregúntale a los coreanos y los japoneses, que han estado fermentando vegetales, pescado y porotos por generaciones. Cuando el plato coreano de repollo llamado kimchi se hace de manera artesanal, la col se remoja en agua salada para matar las bacterias dañinas.

En la siguiente etapa, las bacterias restantes, llamadas Lactobacillus, convierten los azúcares y los carbohidratos en ácido láctico, que conserva las verduras y les da un sabor fuerte y picante que a muchas personas les gusta.

Este tipo de bacterias no son nuestras enemigas; de hecho, son buenas para la digestión y para nuestra salud.

La necesitamos en nuestros intestinos para luchar contra las bacterias dañinas, restablecer el equilibrio de nuestro sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a funcionar de la mejor manera.

Buen trabajo

A estas bacterias “buenas” se les llama ‘probióticos’, que literalmente significa “para la vida”, debido al trabajo que hacen. Pero, ¿habrá suficiente de ellos en los alimentos fermentados para marcar una diferencia?

Tim Spector, profesor de epidemiología genética en el King’s College de Londres y autor de El mito de la dieta: la ciencia real detrás de lo que comemos, dice que es un cuadro complicado.

“Hay muchos alimentos fermentados por ahí y no con muchos se han hecho pruebas formales, por lo que es difícil saber qué hacen”, dice. “Pero no hay nada perjudicial en ellos si se producen de forma natural, en lugar de usar el vinagre”.

Los alimentos fermentados vienen en muchas formas: por ejemplo, yogur, crema agria, pan de masa agria, verduras, salsas picantes y pickles. A menudo se añaden probióticos, en la forma de bacterias vivas o levaduras, si los alimentos no se hacen usando bacterias del ácido láctico, como en el kimchi. Incluso el vino y la cerveza pueden ser incluidos en la lista de fermentados.

Pero no todos son beneficiosos en el mismo grado, por lo que no pueden ser clasificados como sanos. La consideración más importante es si las buenas bacterias pueden sobrevivir el largo camino del intestino hasta el colon para tener la oportunidad de ser beneficiosos.

Los estudios indican que esto no está garantizado, y que tendríamos que ingerir probióticos con una regularidad y en una cantidad bastante grande para sobrevivir al viaje. Y cuando logran reproducirse en el intestino, los científicos tienen una teoría acerca de la función que realizan.

Conexiones estomacales

“Creemos que pueden permitir la producción de sustancias químicas llamadas ácidos grasos de cadena corta, que mejoran el sistema inmunológico, manteniéndolo equilibrado y evitando que reaccione cuando no es indicado”, dice Spector.

Una gran cantidad de investigaciones se están llevando a cabo para averiguar si tomar probióticos puede mejorar la salud de las personas con trastornos específicos.

Hasta el momento se ha dicho que podrían beneficiar a quienes sufren síndrome de intestino irritable y enfermedades inflamatorias de los intestinos. También pueden mejorar las alergias en los bebés y la salud de las personas con sistemas inmunes débiles.

Los muy enfermos, los muy jóvenes y los muy viejos son los que tienen más probabilidades de beneficiarse de los probióticos si se debilitan sus entrañas, pero hasta ahora hay poca evidencia de que hacen mucho para una persona sana.

En cambio, la clave puede ser centrarse en prebióticos -que alimentan a las bacterias beneficiosas para nuestro intestino- nutrirlos y ayudarles a crecer.

Esta es un área que la doctora Gemma Walton, microbióloga de la Universidad de Reading, en Reino Unido, ha estado investigando y ha encontrado evidencia alentadora de que una dieta prebiótica puede aumentar el número de bacterias buenas en el intestino.

¿Diez bananas al día?

Walton señala que la leche materna es un buen ejemplo de un prebiótico, ya que apoya el crecimiento de bacterias promotoras de la salud. Las bananas también son prebióticos, pero “tendrías que comerte 10 al día para obtener suficiente del compuesto”. Las cebollas, espárragos, achicoria y ajo actúan como prebióticos también.

Chucrut, yogur, sopa de miso y kimchi son sólo algunos de los productos alimenticios fermentados que contienen los microbios vivos necesarios para mantener las buenas bacterias vivas por más tiempo.

Sin embargo, Walton dice que es difícil saber qué alimentos fermentados dan en el clavo. “Todos los alimentos tienen una mezcla diferente de las bacterias que significa que algunos serán más beneficiosos que otros”, explica y añade que el asunto de las bacterias en los alimentos a menudo es poco claro.

Hay miles de millones de bacterias que viven en nuestros intestinos y en nuestros cuerpos: más de 10 veces el número de células del cuerpo de un individuo. “Si podemos meter más fibras en el intestino, entonces es una buena cosa”, agrega Walton. La respuesta a todo esto quizás se va a poder encontrar con el Proyecto Gut británico, que está analizando las bacterias intestinales de 2000 personas.

El objetivo es averiguar qué especies de bacterias existen en el intestino y qué grupos de la población tienen la mayor cantidad de especies en sus cuerpos. En última instancia, los investigadores serán capaces de responder a la pregunta de si existe un intestino en perfecto estado de salud, y de ser así, qué lo alimenta.

Las naciones más saludables

El plan es entonces comparar las bacterias intestinales para averiguar cuál país tiene la dieta más saludable. Las dietas asiáticas, que tienen una tradición de alimentos fermentados, parecen conducir a una mejor salud intestinal en países como China, Japón y Corea, donde las enfermedades intestinales son menos comunes.

Por lo que no sorprendería que las dietas occidentales, dominadas por el azúcar y los alimentos procesados, necesiten añadir probióticos para completar el pantano bacteriano del intestino.

Mientras tanto, Spector sugiere comer una variedad de las cosas que te gustan. “Un poco de fruta y yogur natural para el desayuno tal vez, prueba kéfir, chucrut, sopa de miso, kimchi…”, dice. “La diversidad es la

clave”.

Fuente: Philippa Roxby/ BBC Mundo

BLW – BestLife Worldwide te ofrece los mejores productos del mercado para mantenerte saludable.

www.myblw.com

Steve Moretta CEO