Piel sana: piel en invierno

Posted on

mujer invierno
Piel sana: piel en invierno
El frío, la nieve y el viento del invierno pueden tener efectos perjudiciales sobre la piel. El aire frío y el ambiente seco que se forma en los espacios con calefacción, resecan y deshidratan la piel. Para cuidar la epidermis no solo se deben usar productos específicos para esta época del año, sino que también una dieta sana, practicar ejercicio o evitar el estrés, pueden mejorar el estado de la piel. ¡Averigua que cuidados necesita tu piel en invierno!
Los efectos del frío en la piel. El invierno afecta doblemente a la piel por las bajas temperaturas y por la falta de humedad, que hace aumentar la deshidratación. Por ello, son necesarios unos cuidados básicos que ayuden a mantener sana la epidermis.
Cara, labios y manos, al descubierto. Las zonas del cuerpo que más sufren con el frío invernal son la cara, los labios y las manos, pues son las más expuestas. Además, hay que tener en cuenta que ciertas afecciones como la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica y la caspa empeoran a causa de las bajas temperaturas y la sequedad
A más edad, más problemas. La piel madura tiene menos capacidad para retener la humedad, por lo que hay que extremar los cuidados dermatológicos en invierno a partir de los 40 años.
Evitar la deshidratación. Aunque parezca que la piel seca es más propia del clima cálido, en invierno es cuando se corre más riesgo de deshidratación por el frío, la falta de humedad del ambiente general y el uso de calefacciones.
Evitar la deshidratación. Para evitar la deshidratación conviene usar una crema con agentes humectantes, como la glicerina, la urea o el lactato sódico, que alivian la sequedad de la piel, y con agente oclusivos, como la lanolina, los aceites minerales o el ácido hialurónico, que evitan la pérdida de agua natural. La crema debe aplicarse con la piel húmeda.
La humedad del ambiente. Para evitar la sequedad excesiva en la piel, la casa debe contar con una humedad relativa del 40 al 70% y una temperatura de 20-21 ºC. Pueden utilizarse humidificadores o bien colocar recipientes con agua cerca de los radiadores.
Ducha tibia. El agua demasiado caliente puede debilitar la protección natural que ofrecen las capas superficiales de la piel, por lo que se aconseja que la ducha sea de agua tibia. Si se sufre deshidratación en la piel, la ducha no debe durar más de 10 minutos.
Jabones neutros. El jabón, sobre todo si no es suave, puede resecar la piel, por eso hay que usarlo con moderación. Así, las personas con problemas de piel en invierno deben prescindir de los jabones con perfume o más agresivos y decantarse por aquellos que son neutros.
Esponja suave. La esponja actúa exfoliando la piel, pero esta exfoliación puede ser demasiado agresiva en determinados momentos, como cuando la piel está descamada o deshidratada a consecuencia del invierno. En este caso, se aconseja utilizar una esponja natural aplicada de forma suave.
Secado delicado. Un secado con toalla demasiado enérgico puede retirar las células protectoras de la piel, por eso se recomienda que en épocas de temperaturas extremas, como el invierno, el secado de la piel sea suave y con pequeños toques.
Limpieza diaria. La limpieza de cutis debe ser diaria también en invierno. No obstante, conviene elegir productos suaves que no dañen una piel ya castigada por el frío.
Fuera tabaco y alcohol. El tabaco y el alcohol actúan favoreciendo la deshidratación de la piel, a la vez que restringen la vascularización del cutis, lo que puede provocar rosácea (rojeces cutáneas). Además, la cafeína es diurética y acelera la pérdida de líquido de la dermis. En invierno conviene beber más líquidos para cuidar la piel, pero no del grupo anterior.
Cuidado con los cambios bruscos de temperatura. También los cambios bruscos de temperatura, al pasar de ambientes cálidos de interior a ambientes fríos de exterior, favorecen la dilatación de vasos sanguíneos del rostro, que dan lugar a rojeces (rosácea)
Evitar las prendas sintéticas y el lino. Los tejidos sintéticos y la lana pueden resultar demasiado agresivos para una piel que sufre los rigores del invierno, por eso se recomienda que aquellos que tengan problemas dermatológicos o la piel deshidratada usen otro tipo de tejidos naturales como el algodón o el lino.
Usar un fotoprotector. En invierno también hay que usar fotoprotector, sobre todo si se realizan actividades al aire libre, especialmente deportes en la nieve, o hay tendencia a que salgan manchas en la piel.
Tratamientos de rejuvenecimiento. Según la AEDV (Academia Española de Dermatología y Veneorología), el invierno es la mejor época para someterse a tratamientos de rejuvenecimiento, tipo peeling o láser.
Fuente: Onmeda
BestLifeworldwide te ofrece la Vitamina D3, la mejor aliada para tu salud y belleza.
www.beslifecentral.com
Steve Moretta CEO.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s