Month: August 2014

El intestino, tu segundo cerebro (Primera Parte)

Posted on

intestino A

Esto es lo que asegura la neurogastroenterología. Esta ciencia es la parte de la medicina que estudia la regulación de la función digestiva. Una gran parte de los pacientes que acuden a un especialista de digestivo presentan síntomas digestivos sin causa detectable, lo que actualmente se define como enfermedades digestivas funcionales”. Este y otros temas son tratados en el artículo que os presentamos…

Segundo Cerebro, Neurogastroenterología

Nervios, inseguridad, estrés, etc. se manifiestan desde nuestros primeros momentos de vida extrauterina mediante llantos y los llamados cólicos del lactante y, más adelante, el clásico “me duele la tripa” que dicen los niños sin aparente explicación.

Nuestra más íntima relación inicial con el exterior es oral y alimenticia y a partir de ahí nos convertimos en parte del medio para sobrevivir en él.

Nuestro intestino considerado hasta no hace mucho tiempo como una mera cañería, ha pasado a ser tenido en cuenta como centro de la llamada inteligencia emocional o experiencial, en un nuevo campo: La Neurogastroenterología.

Resulta complicado cambiar hábitos alimenticios y más cuando se trata de un cruento e incesante bombardeo de “excedentes” de la industria alimentaria, y la publicidad que genera, como es el caso de la producción cárnica, los cereales y la leche, entre otros, como base principal de la alimentación occidental además de la lujosa tentación de poder comer todo lo imaginable y de cualquier remoto lugar del mundo mientras nuestros organismos necesitan apenas una parca ración para mantenerse saludables y activos. Profundamente cruel e irónico si tenemos en cuenta el desequilibrio de reparto alimenticio a nivel mundial en el que ochocientos cincuenta y cuatro millones de personas están subalimentadas mientras que del exceso del “primer mundo” se genera una constante intoxicación, un envenenamiento paulatino, que deriva en enfermedades “modernas”: obesidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer, por citar sólo las de mayor índice de mortalidad y de inestimable repercusión para la consolidación y el aún mayor crecimiento económico de una industria farmacéutica “todopoderosa”.

Nos llamamos seres racionales y negamos nuestra animalidad pero ¿hasta qué punto y con qué limitación si sufrimos una desconexión entre nuestra mente y nuestro cuerpo?

El cerebro digestivo, conocido como sistema nervioso entérico, está localizado en capas de tejido que forran el esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon. Es una entidad anatómica única, compuesta por redes de células nerviosas, sustancias neurotransmisoras y proteínas, que actúan como mensajeras entre neuronas, capaces de aprender, de influir sobre el estado de ánimo y sobre la salud. «El cerebro intestinal desempeña un papel importante en la felicidad y miseria humanas, aunque poca gente sepa que lo tiene», dice Michael Gershon, autor del libro “El segundo cerebro” y profesor de anatomía y biología celular del Centro Médico Presbiteriano Columbia en Nueva York (Estados Unidos).

Describir las misiones del cerebro intestinal puede ser tan complicado como intentarlo con las del cerebro ubicado en el cráneo. Hasta el momento están claras dos fundamentales. La primera es dirigir el proceso de digestión. La segunda, colaborar con el sistema inmunitario en la defensa frente a sustancias y microorganismos hostiles. Dos funciones tan vitales como las intelectuales, desempeñadas por el cerebro superior.

Hasta hace relativamente poco se creía que el cerebro controlaba directamente los nervios y músculos intestinales a través del nervio vago. Según esta teoría, el intestino era simplemente un tubo que obedecía órdenes. El problema era que nadie había contado el número de células nerviosas presentes en el intestino.

Cuando se ha hecho, se ha descubierto que el intestino contiene más de cien mil millones de neuronas, casi tantas como el cerebro ya conocido.

La red nerviosa intestinal está dirigida por un pequeño número de «neuronas comandantes» que reciben órdenes básicas del cerebro y las redirigen a los millones de neuronas que se extienden a través de las dos redes nerviosas propias del intestino: el plexo mientérico y el plexo submucosal. Los tejidos nerviosos de los plexos también contienen células glía que nutren las neuronas. Las células glía están implicadas en la respuesta inmunitaria y sirven de barrera frente a sustancias nocivas que pudieran dañar las neuronas intestinales.

La actividad inmunitaria del intestino resulta tan significativa que se le puede considerar el mayor órgano del sistema de defensas. Alberga más células inmunitarias que todo el resto del cuerpo y las neuronas entéricas están en permanente comunicación con ellas. Entre las funciones inmunitarias del cerebro intestinal cabe señalar el mantenimiento de condiciones óptimas para el desarrollo de la flora bacteriana beneficiosa y la detección y expulsión inmediata de los microorganismos que pudieran resultar perjudiciales.

Las «neuronas comandantes» controlan la actividad del intestino. Poseen sensores para el azúcar, las proteínas, la acidez y otros agentes químicos que indican la progresión de la digestión. A partir de esta información, el cerebro intestinal decide las sustancias que debe secretar para optimizar la asimilación de nutrientes y el ritmo con que los contenidos intestinales deben ser empujados.

En definitiva, el intestino toma decisiones y utiliza en su funcionamiento circuitos complejos como sólo se encuentran en el cerebro.

Los detalles sobre cómo el sistema nervioso entérico está vinculado con el sistema nervioso central han sido descubiertos en los últimos años y están formando un nuevo campo de la medicina llamado neurogastroenterología.

Fuente: accumalaga

 

Advertisements

Su Intestino Podría Ser la Clave para una Mejor Salud Cerebral

Posted on Updated on

cerebro1

Probablemente no esté al tanto de que en realidad tiene dos sistemas nerviosos:
• El sistema nervioso central, compuesto por el cerebro y la médula espinal
• El sistema nervioso entérico, que es el sistema nervioso intrínseco de su tracto gastrointestinal
Ambos son creados del mismo tejido durante el desarrollo fetal- una parte se convierte en el sistema nervioso central mientras que otra se transforma en su sistema nervioso entérico. Estos dos sistemas están conectados por el nervio vago, el décimo nervio craneal que va desde su tronco encefálico hasta debajo de su abdomen. Actualmente está bien establecido que el nervio vago es la ruta principal que utiliza la bacteria intestinal para transmitir información a su cerebro.
Aunque muchos pensarían que el cerebro es el órgano a cargo, en realidad el intestino envía más información al cerebro que el cerebro al intestino…Para poner esto en términos más concretos, probablemente haya experimentado la sensación visceral de mariposas en el estómago cuando se pone nervioso o ha tenido problemas estomacales cuando hace un gran coraje o se estresa mucho. Esto es algo muy cierto, los problemas en el intestino pueden impactar directamente en su salud mental, provocando problemas como la ansiedad y la depresión.
Por ejemplo, en diciembre del 2011, el Journal of Neurogastroenterology and Motility, reportó el novedoso hallazgo de que los probióticos (las bacterias buenas) conocidos como Bifidobacterium longum NCC3001 había ayudado a normalizar comportamientos como la ansiedad en ratones con colitis infecciosa. Otra investigación también encontró que el probiótico Lactobacillus rhamnosus tuvo un efecto marcado en los niveles GABA (neurotransmisores inhibidores que están relacionados con la regulación de muchos procesos fisiológicos y psicológicos) en ciertas regiones del cerebro y disminuyó la hormona corticosterona inducida por el estrés, dando como resultado una disminución del comportamiento de ansiedad y depresión.
Así como tiene neuronas en el cerebro, también tiene neuronas en su intestino- incluyendo neuronas que producen neurotransmisores como la serotonina, que se encuentra en su cerebro. De hecho, la mayor concentración de serotonina, que está relacionada con el control del estado de ánimo, depresión y agresión, se encuentra en sus intestinos, no en su cerebro. Es muy posible que esta podría ser la razón por la que los antidepresivos que aumentan los niveles de serotonina en el cerebro, muchas veces no sirven para tratar la depresión, mientras que muchas veces los cambios alimenticios si logran un cambio…
Fuente: Dr. Mercola

 

 

 

Cómo perder peso y no volver a ganarlo

Posted on

 

perdida de peso

“Sólo se vive una vez”, solía decir Helen Whewell, una británica que estaba en la categoría de obesa mórbida. “Hay que disfrutar de las cosas buenas de la vida”, era su filosofía a la hora de comer.

Pero cuando desarrolló una grave enfermedad cardíaca y le dijeron que su peso era un riesgo para su vida, ella y su familia finalmente decidieron que la situación había llegado al punto de “dieta o muerte”.

Con la ayuda de Sioned Quirkel, una dietista especializada, resume así para la BBC lo que en su experiencia resulta efectivo a la hora de perder peso.

Olvídese de las dietas yo-yo

Muchos tenemos sobrepeso y tratamos de perder kilos. Pero más de la mitad de los que se ponen a dieta vuelven a ganarlos.

A mí me negaron tratamientos médicos importantes hasta que perdiera una cantidad considerable de peso.

Había estado más delgada antes, pero necesitaba encontrar la manera de perder peso y no volver a engordar.

¿Cómo dejar las dietas yo-yo?

Aunque uno debe pedirle consejos personalizados a un profesional de la salud, he aquí algunos métodos que me sirvieron.

Compenétrese

Aunque la tentación es evitar que a uno lo pesen, estar ciego a la realidad no ayuda a perder kilos.

Súbase a la pesa

Yo le tenía pavor a que me pesaran pero es la única forma de saber cuánto hay que perder y, después, cuánto se ha perdido. El sólo bajar 5 a 10% de peso ya trae un beneficio significativo para la salud.

Póngase una meta

No se trata sólo del peso al que le apunta, sino también la razón por la cual quiere alcanzarlo. Cambiar su dieta y estilo de vida traerá beneficios adicionales. Si los escribe, le servirán de motivación cuando la necesite.

Pueden ser sentirse más seguro de sí mismo o evitar problemas de salud asociados con el sobrepeso. O quizás volver a usar una prenda favorita o jugar con sus hijos o nietos.

Incluya a su familia

Asegúrese de que la gente más cercana sea su mejor aliada. Pídales que se ocupen de la cena, mientras va a hacer ejercicio. Y que no se quejen cuando la nevera ya no esté llena de tentempiés cargados de calorías. Habrá momentos difíciles cuando su fuerza de voluntad podría fallarle pero tener cerca a alguien que le apoye ayudará.

Premios

Establezca unas minimetas en el camino a la meta final y dese premios cuando las alcance.

Asegúrese de que los premios no son alimentos pues eso refuerza el poder que puede tener la comida en nuestras vidas.

Eche al crítico

Todos somos nuestros peores críticos pero eso tiene que cambiar. Cierto, usted es una persona con sobrepeso, pero está haciendo algo al respecto. Y recuerde: la perfección no existe así que no se critique por darse un gusto de vez en cuando: lo que importa es la moderación.

Manténgase activa

Me aterraba la idea de ir a un gimnasio… sencillamente sentía que no pertenecía a ese ambiente.

Necesitaba encontrar algo con lo que me sintiera cómoda.

Yo tengo un empleo sedentario así que lo que empecé a hacer fue caminar unos 20 minutos en mi hora de almuerzo.

Luego, descubrí una clase de danza del vientre cerca de casa y voy cada miércoles. No importa si no me sé todos los pasos, es una clase tranquila, divertida y definitivamente nos hace sudar.

Así empecé a sentir un poco más de confianza en mí misma y lista para ir al gimnasio.

Lo que aprendí es que si uno va poniéndose en forma de a poquitos, encuentra lo que se ajusta más a su personalidad y empieza a disfrutarlo.

No deje que el hambre le venza

El hambre puede ser uno de los asuntos más difíciles con los que va a tener que lidiar y quizás va a tener que aprender a adquirir hábitos nuevos de comida.

              He aquí siete consejos que pueden ayudar.

  1. Mantenga suministros saludables

Asegúrese de que tiene a mano tentempiés saludables pero deshágase de toda la comida chatarra que tiene poco o ningún valor nutricional.

  1. Compre inteligentemente

Planee lo que va a comprar y no olvide incluir cosas saludables que le gusten mucho. Nunca vaya al mercado con el estómago vacío. Siempre lleve una lista y no se deje lleva por la tentación.

  1. Manténgase hidratado

Tome mucha agua. Uno puede sentirse hambriento cuando lo que realmente está es sediento, así que tome unos dos litros de fluidos al día.

  1. Distráigase

Un antojo no dura mucho tiempo. Distráigase por unos 15 minutos y pregúntese: ¿realmente necesito comerme eso? ¿Vale la pena?

  1. Déjese llevar por la nostalgia

Busque fotos de cuando estaba más contento con su peso y ponga alguna en la nevera. Escríbase también notas de aliento.

  1. No coma por consuelo

Aprenda a reconocer cuando su hambre es una señal de otra cosa, como estrés o fatiga. Comer por razones emocionales puede llevar a un círculo vicioso así que busque otras maneras de lidiar con ese tipo de problemas.

  1. Dígale ‘no’ a soluciones temporales

Si quiere perder peso y no volverlo a ganar, tiene que cambiar su forma de pensar: es un estilo de vida a largo plazo. Es normal fallar ocasionalmente en el camino pero no se dé por vencido completamente.

¿Cuál es su debilidad?

Perder peso es difícil y todos tenemos nuestro propio “talón de Aquiles”. ¿A cuáles de estos le queda más difícil renunciar?

Alcohol

Evite tener trago en la casa y use el dinero que se ahorre para comprar algo que realmente le guste.

Comer afuera de casa

Perder peso significa moderación así que si usted realmente quiere darse un gusto, incorpórelo a su estilo de vida saludable: no tiene que renunciar a todo.

El sofá

Si la idea de ir al gimnasio le hace sudar, busque alternativas como caminar, montar bicicleta, consolas de juegos activos o equipo de ejercicio en casa.

Cocinar e invitar amigos

Encuentre versiones más saludables de la comida que le fascina y experimente con cosas como kebabs de frutas en vez de pasteles.

Fuente: BBC, iWonder

 

Conozca los hábitos más perjudiciales para el cerebro

Posted on

 

doble cara

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado por el sitio Ser Médico del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) enumera los 11 hábitos cotidianos que pueden afectar el cerebro y su rendimiento. Estos son:

1. No desayunar: no ingerir buenos alimentos al comenzar el día reduce el azúcar y las proteínas, que son nutrientes necesarios para que el cerebro inicie su trabajo en las primeras horas.

  1. Cubrirse la cabeza al dormir: Taparse el rostro con una almohada, aumenta la concentración de dióxido de carbono en el cerebro y perjudica su funcionamiento.
  2. Consumir muchos azúcares: esto interrumpe la absorción de proteínas y si el cuerpo no consume los nutrientes correctamente, se ve afectado el desarrollo del cerebro.
  3. Falta de actividad física: el ejercicio ayuda a mantener saludable y con buen funcionamiento no sólo al cuerpo, sino también al cerebro. Puede cambiar su estructura y funcionamiento.
  4. Dormir poco: esto es porque el sueño aumenta la reproducción de células que participan en la formación de mielina, un material aislante en las proyecciones de las células nerviosas dentro del cerebro.
  5. Forzar el cerebro cuando se está enfermo: trabajar o estudiar mucho cuando uno está enfermo es dañino, provoca disminución en la eficacia del cerebro a largo plazo.
    7. Fumar: el hábito afecta a toda la salud, pero además la exposición al cigarro en lugares cerrados por más de una hora tiene efectos en el sistema nervioso central.
  6. Abusar de alimentos: luego de permanecer un tiempo a dieta se activan genes ligados a la longevidad y al buen funcionamiento del cerebro.
  7. Ser solitario: la corteza prefrontal sobre los ojos es más grande cuanto aumenta el número de amigos.
  8. Medio ambientes contaminados: si el cerebro está mucho tiempo en lugares contaminados, disminuirá el suministro de oxígeno al cerebro y habrá una deficiencia en el órgano.

11. Reacciones violentas y estrés: causan endurecimiento de las arterias del cerebro. Si se fortifican, la capacidad mental disminuye.

Fuente: Diario El Comercio.http://www.elcomercio.com/tendencias/cerebro-habitos-perjuicio-oms-estudios.html.

Siete pasos para dormir mejor y vencer al insomnio

Posted on

Chica dormida

Quedarse dormido no es algo que haces; se trata de algo que no haces. Si ejerces esfuerzos en un intento por quedarte dormido, es probable que no dejes a un lado tus problemas, preocupaciones y distracciones mundanas.

Allí es donde la atención entra en juego. Una práctica de atención puede mejorar el sueño al enfocar tu atención en la mente y cuerpo, en lugar de factores de estrés diarios. ¿Estás listo para inclinarte a dormir sin esfuerzo? Añade algunas; o todas, estas técnicas de atención dirigidas al sueño a tu repertorio:

  1. Apégate a tiempos regulares para dormir y despertar: Levantarte temprano un día y muy tarde el otro confunde al reloj de tu cuerpo y puede causar dificultades para dormir.
  2. Desconéctate varios minutos antes de dormir: Trabajar en la computadora o ver televisión sobre – estimula el cerebro, lo que dificulta dormir.
  3. Haz alguna práctica formal de atención: Meditar sentado y explorar el cuerpo son ayudas efectivas para dormir.
  4. Haz algo de yoga o estírate: Los gatos naturalmente se estiran antes de enroscarse en el sofá para dormir. Esto puede ayudar a relajarte y relajar tus músculos antes de dormir.
  5. Camina un poco dentro de tu casa:Tómate entre cinco o 10 minutos para caminar algunos pasos, al enfocarte en sensaciones corporales mientras lo haces.
  6. Enfócate en tu respiración:Una vez que estás en tu cama, presta atención a cada inhalación y exhalación, al contar exhalaciones del uno al 10 mientras lo haces. Si tu mente divaga, comienza de nuevo a la vez.
  7. Acepta tus preocupaciones:Desafiar o combatir los pensamientos solo los hace más poderosos. Nótales, y después regresa gentilmente a la sensación de respiración.

Fuente: CNN/México/upwave.

 

Pautas fáciles para reducir tu papada

Posted on

firmeza-rostro

Pero ¿por qué aparece esa antiestética papada? Básicamente se debe a un desprendimiento de ese músculo bajo nuestra barbilla, que con los años, va perdiendo firmeza. Nuestra alimentación, la falta de hidratación y la pérdida de definición y tono hace que vaya descendiendo variando así el equilibrio de nuestro rostro Pero con un poco de esfuerzo y unas estrategias fáciles de seguir conseguiremos reducir un poco su incidencia. ¡Vamos allá!

1. Cuidado interior

La salud interior se refleja en el exterior, de ahí la importancia de seguir una alimentación basada en la eliminación de toxinas en la hidratación, en valernos de las vitaminas y minerales específicos para conseguir firmeza en nuestra piel, así que toma nota de los jugos y batidos naturales que debes realizarte:

  1. Jugo de manzana y betabel: rico, refrescante, nutritivo y una bebida excelente para eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos Puedes tomártela antes de las comidas, ello te ayudará a digerir mejor los alimentos, a obtener un efecto saciante y a cuidar de nuestra piel. Un desintoxicante natural muy adecuado en estos casos.
  2. Jugo de melón: una de las frutas más adecuadas. El melón es ideal para recomponer el tono de la piel, evitando que se acumule la grasa. Para beneficiarte de él sería muy adecuado que cada mañana te hicieras un licuado con una cortada de melón junto a un vaso de agua. Es muy agradable y sano.
  3. Jugo de limón y menta: fantástico antioxidante, depurante y revitalizante. El jugo de limón nos aporta esa dosis ideal de antioxidantes con la cual luchar contra los radicales libres. Y no solo eso, su efecto depurativo nos evita la acumulación de líquidos, la eliminación de toxinas y además, mezclado con la “magia de la menta”, obtendremos una bebida revitalizante para nuestra piel.

2. Vitamina E para la elasticidad y la firmeza

Sería muy adecuado que incrementáramos nuestra dosis de vitamina E, una sustancia esencial para mejorar la firmeza y la elasticidad de nuestra piel. Un modo de conseguirlo es consumir muchas ensaladas de hoja verde, además de arroz integral, aceite de gérmen de trigo, centeno, legumbres, nueces, manzanas … Si te interesa en especial incrementar de forma sana e intensiva la vitamina B, habla con tu médico para que te recete complementos vitamínicos.

3. Mascarillas y masajes

Un tipo de masaje muy adecuado en nuestra papada para lograr reafirmarla, es servirnos del aceite de germen de trigo. Dispone de una alta cantidad de vitamina E, ideal para hidratarla, tonificarla y tensar la piel de esta zona. Hazlo todos los días alrededor de la zona de la barbilla, verás como poco a poco observas resultados. En ocasiones los remedios más sencillos son mejores que las cremas más caras.

Antes de ir a la cama, coge un poco de aceite de germen de trigo con un algodoncito y masajea suavemente hacia arriba desde la parte inferior del cuello hasta la barbilla durante unos diez a quince minutos. ¡Muy fácil!

4. Ejercicios adecuados para dar firmeza a nuestra papada

Estos sencillos ejercicios te van a ayudar a obtener un cuello más joven y firme. Ten en cuenta que en esta zona del cuerpo la piel está adherida al músculo, de esa forma, si tonificamos y endurecemos el músculo la piel se reafirmará. Lo importante es ser constate, te explicamos cómo:

  • En este primer ejercicio lo que haremos será algo muy singular: trazaremos con la lengua y sobre el paladar superior, círculos en el sentido de las agujas del reloj. Mantén la espalda recta y la boca cerrada. Con este ejercicio mueves la parte de la papada. Lo haremos 10 veces seguidas durante tres ratitos que tengas al día.
  • Otro ejercicio muy adecuado es el de las vocales. Es muy divertido, verás, vamos a pronunciar abriendo mucho la boca y de forma expresiva todas las vocales. No hace falta que lo hagas en voz alta, solo forma la palabra en tu boca y repítelo 10 veces. Es perfecto para mover los músculos del cuello.
  • El siguiente ejercicio lo haremos con la espalda recta y cruzada de brazos. Es muy fácil, solo tienes que estirar el cuello hacia adelante y girar lentamente la cabeza a la derecha. Intentaremos sobre todo mantener la posición hacia ese lado cinco segundos. Luego regresa a la posición inicial para repetirlo ahora hacia la izquierda. Con esto trabajamos muy bien los músculos del cuello a la vez que aliviamos tensiones musculares. Repítelo 10 veces a cada lado.
  • El ejercicio de la sonrisa también es muy adecuado. Seguro que has oído hablar de él, se basa simplemente en hacer una sonrisa invertida intentando tensando mucho los músculos del cuello. Perfecto si lo repites 10 veces. ¡Sé constante!

Fuente: Mejor con Salud.

 

Las personas más extrovertidas tienden a ser más felices

Posted on

personas extrovertidas

La extroversión en la juventud tiene efectos directos y positivos en el bienestar y la satisfacción con la vida en la vejez, concluyeron científicos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido.

Un estudio de la Universidad de Southampton vio cómo la personalidad tiene una influencia perdurable en el bienestar décadas posteriores.

Por ejemplo, “el neuroticismo, o inestabilidad emocional tiene un impacto negativo, en gran parte debido a que tiende a hacer que las personas sean más susceptibles a los sentimientos de ansiedad y depresión y los problemas de  salud  física”, afirmaron los investigadores en el sitio de la universidad.

Además, podrían volverse más susceptibles a los trastornos psicológicos y pueden tener una salud física pobre durante su vida adulta.

Por el contrario, la extroversión en la juventud tiene efectos directos y positivos en el bienestar y la satisfacción con la vida en la vejez.

Para llegar a estas conclusiones el estudio examinó los efectos del neuroticismo y la extraversión en 4.583 personas.

Primero las evaluó entre los 16 y los 26 años y tiempo después, cuando superaron los 60 analizó su bienestar mental y satisfacción sobre su vida. Quienes eran más extrovertidos de jóvenes demostraron mayores niveles de bienestar y satisfacción.

El año pasado un estudio de la Universidad de Portsmouth (EE.UU.) determinó que las personas extrovertidas eran más creativas que aquellas que se guardaban todo para sí mismas.

Fuente: El País